El insomnio se define como “la falta de capacidad para conciliar el sueño, para permanecer dormido y/o no dormir las horas que cada uno necesita para sentirse descansado”. Los síntomas incluyen una gran dificultad para conciliar el sueño, despertarse con frecuencia durante la noche y/o demasiado pronto por la mañana, somnolencia y dificultad para concentrarse durante el día e irritabilidad.

El insomnio es muy frecuente, parece que la vida moderna. El caso es que el porcentaje de población adulta afectada es bastante alta y no deja de aumentar cada año. Pero hay una serie de consejos para el insomnio y estrategias para ayudarte con la falta de sueño:

  1. Comer alimentos que favorezcan el sueño.
     Si no puedes dormir, puedes ingerir alimentos que promuevan la liberación de melatonina. Entre ellos destacan la leche, las almendras, la manzanilla, la avena o los plátanos.
  2. Huye de las pantallas.
    Puede parecer una obviedad pero, a día de hoy, son muchos los que se van a la cama con el teléfono móvil cerca de su cara. Sin embargo, el brillo del móvil desconcierta al cerebro y le hace pensar que es de día, lo que dificulta el sueño.
  3. Procura acostarte y levantarte siempre a la misma hora.
    los expertos aconsejan acostarse y despertarse a la misma hora o, como mucho, no variar demasiado los horarios, pues de esta forma se consigue que el «reloj biológico» no sufra y no te haga estar despierto a altas horas de la noche cuando, en la jornada siguiente, tienes que trabajar.
  4. Sigue la regla de los 20 minutos. Esta norma es sencilla. Si a los 20 minutos no has logrado dormir, lo mejor es que dejes de intentarlo y hagas algo que estimule el sueño como leer un libro. Cuánto más vueltas des en la cama, más frustrado te sentirás.
  5. No tomar bebidas que contengan cafeína después de las 6 pm.
    El café, el té y cualquier otra bebida que la contenga dificulta la conciliación del sueño.
  6. No consumir alcohol, ni fumar.
    Si bien el alcohol puede ayudar a conciliar el sueño, luego produce un efecto rebote, que origina que nos despertemos unas horas después de habernos dormido. Entre otro de los efectos nocivos del cigarrillo, la nicotina dificulta el descanso.
  7. No mirar el reloj despertador.
    No se recomienda mirar el reloj durante la noche. Tampoco hay que estar pendiente de la hora.
  8. Cenar liviano
    En lo posible. terminar la cena algunas horas antes de irse a acostar. No tomar mucho líquido cerca de la hora de ir a dormir.
  9. Actividad física
    Se recomienda realizarla por la mañana. El ejercicio ayuda a promover el sueño reparador, si se hace varias horas antes de irse a la cama.